Escritos y discursos de Lyndon LaRouche

Executive Intelligence Review - www.larouchepub.com/spanish Tel: 1-703-297-8434

En breve aquí:

EL FIN DEL "RESCATE" DE GRAN BRETAÑA

Por Lyndon H. LaRouche, Jr.

Jueves 7 de junio de 2012


Como le debe llegar a todas las naciones de la comunidad transatlántica actual, el sistema mundial británico presente está ahora condenado sin remedio a desaparecer, como ocurrió con el Imperio Romano, de una u otra forma. Peor, a menos que las naciones soberanas de las Américas y de Europa, más enfáticamente, regresen de inmediato al equivalente al sistema de tipos de cambios fijos del Presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, como se había querido con la decisión de derrotar la pretendida estafa de John Maynard Keynes en "Bretton Woods". Sin esa reforma que acabo de señalar para la acción inmediata ahora, el sistema monetario transatlántico presente se derrumba en una desintegración general irredimible de todo el sistema transatlántico y, muy probable, mucho más allá.

Dicho de otro modo, sin la instalación inmediata, por parte de fuerzas políticas de naciones destacadas, de un equivalente transatlántico de la ley original "Glass-Steagall" del Presidente Franklin Roosevelt, las naciones de Europa occidental y central (junto con otras) van a quedar prácticamente "mucho peor que simplemente extintas financieramente" durante el derrumbe que actualmente se nos viene encima y que ya está en marcha, en especial en la combinación del sistema británico y sus cautivos de la crisis ya terminal del llamado "sistema del euro".

--------------------------------------

Últimamente he presentado una reforma de tres puntos para la economía de Estados Unidos, una reforma que se compone en esencia de tres medidas constitucionales de componentes prominentes que se requieren de inmediato. Sin esa reforma, Estados Unidos mismo se hundiría en una situación irremediable y homicida en gran medida, en el corto plazo próximo inmediato. Mi reforma indicada de tres puntos se fundamenta en los mismos principios empleados para establecer el sistema constitucional estadounidense de banca nacional bajo el Presidente George Washington y su Secretario del Tesoro, Alexander Hamilton. Esa misma reforma fue también la base de la gran reforma que salvó la existencia de Estados Unidos bajo el Presidente Franklin Roosevelt, antes de que la ruina de la economía en gran parte, bajo la obediencia del Presidente Harry S Truman a las indicaciones del Winston Churchill de Gran Bretaña y los cómplices tradicionales de Gran Bretaña en "rescates", más o menos traidores de Wall Street, como ya se había hecho durante el período de la Presidencia de Truman.

TRES MEDIDAS CLAVES PARA LA ACCIÓN

Las tres medidas realmente elementales de reforma constitucional que se requieren ahora con urgencia, son, en resumen, las siguientes:

1. La reinstalación inmediata de un sistema de tipos de cambio fijos en Estados Unidos, mediante la promulgación de vuelta de la ley Glass-Steagall que inició el Presidente Franklin Roosevelt.

2. El establecimiento de un sistema de banca nacional basado en el precedente de la ley de banca nacional que se estableció con Alexander Hamilton, el Secretario del Tesoro del Presidente George Washington, contrario a la terrible crisis económica nacional que se dejó desatar con la combinación de los controladores del inescrupuloso Presidente Andrew Jackson y los patrocinadores y controladores de Jackson tales como el bien conocido, el Aaron Burr habitualmente traidor, el Martin van Buren infame por el Pánico de 1837, y los asociados banqueros internacionales con sede en Nueva York y controlados desde Londres que utilizaron la destrucción de la banca nacional estadounidense para instalar a los financieros controlados por Londres subsecuentemente como los controladores de la tiranía de Wall Street sobre nuestra república.

3. La necesidad de emprender el proyecto Alianza Hidráulica y Energética de América del Norte (NAWAPA) según se ha preparado de nuevo en estos momentos, para promover una recuperación general de la economía estadounidense mediante una estimación razonable de cuatro millones de plazas de empleos impulsados por la tecnología avanzada de largo plazo, bajo un diseño renovado del NAWAPA, más una estimación de dos millones adicionales netos de empleos de largo plazo, de alta tecnología, empleados en categorías fuera de NAWAPA propiamente: seis millones de plazas en empleos productivos de cada vez más alta tecnología, principalmente de capital intensivo, para reconstruir nuestra economía nacional actualmente en ruinas, destrozada, para asegurar el rescate de nuestra república y de sus socios cooperantes, de las actuales tendencia intrínsecamente genocidas que arremeten, en la ruina recientemente acelerada de nuestra economía nacional bajo las actuales políticas y tendencias prevalecientes.

Hay necesidades apremiantes para tal forma y cualidad exactamente de programa de recuperación económica nacional en este momento. Señalo algunas de ellas aquí como ilustraciones de las implicaciones de principio de este paquete de medidas correctivas para este momento.

Primero: La economía estadounidense está destrozada actualmente debido a los efectos de las tendencias en la política de práctica desde que ocurrieron los cambios en las principales directrices nacionales desde el asesinato del Presidente John F. Kennedy y de su hermano Robert Kennedy. El derrumbe de la economía nacional se aceleró durante el intervalo que va desde la toma de posesión del Presidente Richard M. Nixon, hasta la toma de posesión del Presidente Ronald Reagan. Hubo una aceleración en la caída durante el período desastroso del Presidente George H. W. Bush, un estancamiento adicional atribuible a las circunstancias creadas por el pretendido enjuiciamiento político al Presidente Bill Clinton durante su segundo período en el cargo, y desastres económicos acelerados en los dos períodos del Presidente George W. Bush, Jr., y el peor desastre económico nacional, por mucho, bajo el favorito particular de Londres, el Presidente Barack Obama, con un desastre peor aún por ocurrir con las alternativas republicanas señaladas actualmente.

Segundo, ha habido la tendencia a la ruina que se ha acarreado sobre la economía estadounidense, en especial bajo los efectos de las políticas británicas y estadounidenses bajo los gobiernos de George W. Bush, Jr., y del más miserable de todos, el de Obama. El efecto de los gobiernos de George W. Bush, Jr. y de Barack Obama han significado un grado de destrucción impuesto a la economía nacional principalmente a causa de las políticas impuestas después de septiembre de 2007 que devinieron en la apertura a la insensatez de los "rescates" a Wall Street y prácticas semejantes que han destruido prácticamente los escasos remanentes de una forma de economía otrora productiva y sus prácticas de empleo.

El resultado de ese patrón señalado incluye la falta de ninguna reserva significativa disponible para la inversión ahora para reconstruir efectivamente la economía. En este estado de cosas, no sería factible financiar efectivamente el capital urgentemente necesario bajo ningún enfoque práctico efectivamente. Los márgenes necesarios de fondos para invertir actualmente simplemente no existen en esta coyuntura. Sin embargo, hay un remedio para eso. Esto significa los márgenes de financiamiento de capital del gobierno de EU para inversiones productivas de largo plazo del tipo agregado que representan las mejoras de capital a largo plazo del NAWAPA y las inversiones "tipo Detroit" ejecutadas principalmente por el sector privado pero financiadas por el sector público. El margen combinado de inversión de capital mediante el sector público, como lo implica el NAWAPA, y las inversiones en general en la agricultura y actividades de capital intensivo impulsadas por la ciencia y otras relacionadas, agregará en principio, unos cuatro millones de empleados al año en el NAWAPA, y dos millones adicionales de puestos al año en otras actividades para la expansión del capital intensivo relativamente en otras categorías.

Bajo un programa tal, habrá una grave necesidad de poner el acento en la recreación de las habilidades productivas perdidas; pero ese problema se puede reparar.

El componente estimado de los seis millones nuevos empleados en las "mejoras de nuevo capital" de tecnología superior relativamente, se debe reconocer como orientado hacia la categoría de alta tecnología de las tecnologías orientadas hacia las ciencias del espacio, con un mayor énfasis en la dirección de las tecnologías de fusión termonuclear y más allá. La restauración de los programas de la NASA y otros comparables, que funcionaban previamente en los años anteriores a Obama, no serán simplemente oportunidades, sino que serán cada vez más indispensables.

Es momento de que la humanidad haga lo que sea necesario para satisfacer su necesidad creciente de conquistar el espacio vecino, y más allá, lo cual surgirá como la característica de la nueva cualidad de economía para los seres humanos, a lo cual nos debemos volver ahora, de inmediato, para el reinicio de una economía realmente humana.