Escritos y discursos de Lyndon LaRouche

Executive Intelligence Review - www.larouchepub.com/spanish Tel: 1-703-297-8434

Luego, después de este día, viene el fin de tu año:

EL DÍA DESPUÉS DE NAVIDAD

Por Lyndon H. LaRouche, Jr.

26 de diciembre de 2010

—————————————————————————————————————

Ahora, ve, con todos tus sentidos, el fatídico patrón que se halla entre las víctimas del Sistema Inter Alpha del imperio británico.

Ve los intentos continuos al presente para imponer el ajuste de ciertas cuentas para el 1 de enero de 2011. Ve el presente espectáculo que se debería tomar como advertencia de lo que se pudiera esperar algún pasado mañana temprano.

Oye las insinuaciones amenazantes en los arreglos existentes al presente dentro de los sistemas monetaristas trasatlánticos. Oye los lamentos de la gente que sufre, en nuestra república y alrededor del mundo.

Siente como empeora el sufrimiento de la gente en el mundo en general, un sufrimiento que se hace cada vez peor cada semana que permanece en el cargo el desvalido mental Presidente títere británico, Barack Obama.

Huele las podridas circunstancias bajo las cuales cada vez más de nuestros ciudadanos de ven forzados a vivir bajo ese Presidente.

Saborea la sensación de desamparo que se extiende entre nuestro pueblo por tanto que ese pobre desgraciado sigue en el cargo.

Dime, por lo tanto: ¿Qué nos dicen nuestras mentes sobre lo que experimentan sus sentidos?

—————————————————————————————————————-

El 31 de diciembre, en general, nos dice ahora que, por todo el mundo en general, y con certeza, en tanto que el Presidente Obama siga en el cargo, hay una esperanza rápidamente menguante para la humanidad incluso en la condición inmediatamente venidera de esta nación, y por ende, casi con certeza, del mundo. Mientras que ese Presidente siga en el cargo, sería prácticamente seguro que las semanas venideras y sus ocurrencias nos van a llevar a una forma mucho peor de Nueva Era de Tinieblas por toda la región trasatlántica de la que experimentó Europa como la Nueva Era de Tinieblas del siglo 14.

Dicho de modo simple, y preciso: A menos que Estados Unidos actúe, de manera preventiva, para reinstalar la ley Glass-Steagall que el Presidente Franklin Roosevelt había resucitado a partir del diseño original de banca nacional bajo la Constitución Federal de EU, la desintegración de las economías del sistema trasatlántico, en reacción en cadena, sería prácticamente inevitable.

No debe haber ninguna duda entre las instituciones bien informadas, cuerdas, maduras y plenamente juiciosas del mundo, que las medidas en operación por parte de Gran Bretaña y sus socios de la pandilla estadounidense de Wall Street, desde el asesinato del Presidente John F. Kennedy, han resultado en el desbaratamiento de las economías de la región trasatlántica. Esas naciones han sido advertidas de que, bajo las tendencias actuales, se podría esperar una repentina "crisis de desintegración general", o hasta algo mucho peor que eso, en algún temprano mañana.

Ésas deberían de ser los resultados esperados de las medidas francamente fascistas de "destrucción creativa" que han emprendido tales seguidores de Friedrich Nietzsche como los economistas Werner Sombart y Joseph Schumpeter, entre otros notables como mis adversarios personales entre el antiguo profesorado de la Universidad Harvard y otros notables académicos y similares. En éstos se cuentan notables como Larry Summers y el profesor Abba Lerner que fue mi adversario en el debate de Queens College en diciembre de 1971. En otras palabras: los seguidores nietzscheanos modernos del antiguo culto délfico de Dionisio, que en tiempos recientes se le conocía de otro modo como a mis adversarios prominentes ligados al Congreso por la Libertad Cultural europeo.[1] En otras palabras, estamos amenazados, ahora, en lo inmediato, por lo que es el fascismo moderno, como aquello "llamado por cualquier otro nombre".

Acabo de terminar recientemente un escrito importante titulado "The Global Crisis Now at Hand" (La crisis global ahora a la mano), que había compuesto durante los que fueron mis "momentos libres" del intervalo entre el 15 y el 22 de diciembre de 2010. Aunque ese escrito es una continuación de un tema que he estado produciendo como serie en al año que ahora concluye, la misión de este complemento actual, relativamente breve, está escrita en respuesta a nuevos acontecimientos cruciales en la economía mundial que han tomado forma durante la semana que acaba de terminar. Pongo de relieve los temores aciagos cargados de pánico por las consecuencias de la fecha límite del 1 de enero de 2011 adoptada por círculos importantes sumamente pertinentes.

La gran fuente de peligro para la humanidad ahora, y quiero decir la humanidad en sentido amplio, a escala planetaria, consiste en que los actuales forjadores de la política dependen de su creencia en esas huellas llamadas acontecimientos, en vez de la criatura que deja esas huellas, llamadas estadísticas, detrás de sí. De este modo, buscan refugiarse del presente, en el pasado. Shakespeare, como cuando escribió su Hamlet, sabía que ése no era el lugar para volver a vivir.

Esta nueva crisis de enero

La nueva crisis que señalan estos acontecimientos en torno al tema de un plazo estratégico indicado del 1 de enero, no se puede entender competentemente sino examinando este nuevo nivel venidero de crisis estratégica mundial, en dos niveles contrastantes. El primer nivel, el nivel intelectualmente mucho más bajo al que me acabo de referir, identifica un proceso de crisis, como la forma actualmente ya en curso de crisis mundial, en términos de las percepciones sensoriales entre los actores principales y otros; mientras que los rasgos de verdad determinantes de la crisis se ubican adentro, y los dirigen influencias e intenciones que rara vez se reconocen por su verdadero papel, aun entre los actores principales visibles en el escenario de las declaraciones públicas y otros acontecimientos.

Es necesario repetir, aquí y ahora, las palabras que Shakespeare puso, al final, en boca de Horacio, para que nos acordemos lo que se dijo, sobre asuntos como esa crisis que enfrentamos aquí y ahora, como fueron escritas por un William Shakespeare muy sabio en asuntos relacionados a lo que él llegó a saber, en desafío a esa jauría de bribones encabezados por serpientes sardianas como Francis Bacon, que contaminaban la corte de Jaime I:

"Entonces haré saber al mundo que lo ignora el motivo de estas desgracias. Me oiréis hablar (pues todo os lo sabré referir fielmente) de acciones crueles, bárbaras, atroces sentencias que dictó el acaso estragos imprevistos, muertes ejecutadas con violencia y aleve astucia y al fin, proyectos malogrados, que han hecho perecer a sus autores mismos... También puedo hablar en ese propósito". (...)

"Pero, ahora que los ánimos están en peligroso movimiento, no se dilate la ejecución un instante solo: para evitar los males que pudieran causar la malignidad o el error".

Habría que decir lo mismo respecto a los motivos y causas encubiertos de ka acción que condujo a lo que siguió, pero que se podría haber prevenido, si no se hubiera asesinado al presidente Kennedy como parte del esquema global astuto por medio del cual se destruyó a nuestro Estados Unidos en Indochina. La destrucción se había llevado a cabo mediante el esquema internacional complejo por medio del cual el presidente Kennedy, ningún Hamlet, fue eliminado de la escena. Se hizo así, a no ser que la guerra, que él había prevenido mientras estaba vivo, no se desatara por Estados Unidos en contra de ningún blanco sino la ruina de ese gran esquema británico detrás de todo. El blanco no era tanto el presidente Kennedy, como saben los informados en sus huesos, sino Estados Unidos mismo.

Así, dicho eso respecto tanto de autores como de los autores de autores, para entender estos acontecimientos ahora en curso que conducen a la crisis que actualmente se dirige a ocurrir en enero de 2011, debemos considerar un proceso de décadas que se puede fechar a un período asociado a los acontecimientos decisivos como el lanzamiento en febrero de 1960 de la diplomacia de "Vientos de Cambio" por parte del Primer Ministro británico Harold Macmillan. Este proceso incluyó acontecimientos públicos claves como la fallida reunión en París en mayo de 1960, entre el presidente Charles de Gaulle, el presidente de EU Dwight D. Eisenhower, y el jefe soviético Nikita Khruschov. Ésa fue la reunión donde Khrushchov tomó sus primer paso público que condujo hacia la posterior llamada "crisis de los misiles en Cuba" de octubre de 1962, entre Estados Unidos y los soviéticos. El resultado de ese proceso que condujo a la "crisis de los misiles" precedió, y condujo, a tanto la remoción subsiguiente del primer ministro Macmillan, que se hizo con los pretextos asociados con el llamado "escándalo Profumo", remoción de Macmillan que condujo, cual cadena de acontecimientos, al asesinato del presidente John F. Kennedy, lo que allanó el camino para la ruina de la economía de EU mediante la explotación de lo que llegarían a ser los efectos de una destructiva guerra de una década de EU en Indochina.

Entre esos hitos históricos del intervalo 1959-1963, hay que considerar todo el período ahora, retrospectivamente, como un cambio cualitativo en la conducción de los asuntos diplomáticos y estratégicos mundiales entre el siguiente ordenamiento de acontecimientos claves: la era posterior al "Sputnik;" tales intersticios como la elaboración preliminar de lo que devendría el "Tratado sobre prohibición de pruebas nucleares" que involucró al presidente Dwight D. Eisenhower y el senador John F. Kennedy; el lanzamiento por parte del primer ministro Harold Macmillan de su postura de "Vientos de Cambio;" y el resultado fallido de la respuesta del jefe soviético Nikita Khruschchov a las propuestas del presidente francés Charles de Gaulle y el presidente de EU Dwight D. Eisenhower, de discutir durante la reunión de los tres en París en mayo de 1960.

No son esos acontecimientos propiamente dichos, ni los actores a los que me acabo de referir como se presentan en esas obras dramáticas en el escenario de la vida real de esos tiempos, que definen la historia de ese intervalo. Por lo general, ese conjunto de personajes principales en esa obra dramática, en esos tiempos, más bien son re-actores, y no cuyas acciones en realidad parecieron reinar en el escenario de la historia real por un momento en las grandes crisis de la humanidad. De igual manera, no es el genio que expresa aun el intérprete excelente y fiel de la fuga; es el de nadie sino el compositor Juan Sebastián Bach. En el gran contrapunto de la política verdadera, son los compositores, y no los intérpretes, quienes crean la composición.

Es de significado apremiante respecto al tema de lo que podría denominar como esta "Crisis del 1 de enero de 2011" que arremete, que he estado ocupado recientemente con mucha consideración ponderada sobre mis consideraciones sobre el tema de las memorias de tiempo de guerra del gran presidente francés Charles de Gaulle, para comparar la manera en que él busca, ahí, educir un conjunto de principios definitorios que corresponden a lo que fueron, hablando en términos relativos, las meras decisiones que tomó en diversas ocasiones durante el tiempo en que tomó las acciones referidas. Estaba en busca del significado ubicada para él solo en volver a vivir de manera integral su papel como sujeto de la historia que subsumía las implicaciones de principio de los patrones atribuibles a un principio que debería haber sido la perspectiva preferible para conformar las decisiones que había tomado, por así decirlo, "bajo fuego".

Considera mi propio mejor caso, de mi propia práctica general, en la que me he destacado por encima de todos mis rivales conocidos del mismo período de tiempo, la profesión de economista físico. A menudo, he alcanzado el descubrimiento muy entretenido de descubrir algo que reconocí como un principio, solo después. Toma el caso de ciertos descubrimientos de Louis Pasteur como un ejemplo apropiado del "mecanismo" pertinente del proceso de descubrimiento de lo que posteriormente se llegó a reconocer como un descubrimiento, en su modalidad, de principio.

Es mejor vivir la vida misma como un proceso de experimentar el descubrimiento de hacer descubrimientos, de la manera en que Platón es justamente famoso por ese método superior de hipotetizar, especialmente cuando abordamos el tema de los poderes de creatividad únicos al estado pertinente de desarrollo de la mente humana, como señala el propio Platón. Claro, esto es lo que hace Shakespeare en las consideraciones finales que presenta el personaje de Horacio en Hamlet. Éste es el método de hipótesis vicaria, y el único método verdadero para llevar a cabo cualidades competentes de prognosis económica y relacionada. Ése es el principio metodológico que debemos aplicar al caso de los acontecimientos desde el lanzamiento del Sputnik hasta el desdichado lanzamiento de la guerra estadounidense en Indochina y la disolución del sistema de tipos de cambio fijos y el relanzamiento del imperio británico por el Grupo Inter Alfa de lord Jacobo Rothschild, como el Nuevo Imperio veneciano que ha dominado el sistema monetarista del mundo hasta hoy.

Es ése imperio británico que ha llegado al punto de desintegración, en que es probable que devenga un "antiguo imperio brutánico" en bancarrota brutal. Ahora, se están cerrando las cuentas para el 1 de enero de 2011. Es probable, ahora, que está por desatarse "todo un infierno", empezando con una crisis de desintegración general de la región transatlántica del mundo, y luego la crisis de desintegración general consecuente del sector asiático-pacífico, también.

La cuestión que se nos presenta hoy es, por lo tanto, cual es el mundo nuevo, o la muerte sombría del viejo, que ahora debemos escoger. Por lo tanto, que "se represente ahora" esta escena en las mentes de los verdaderos estadistas, "ahora que los ánimos están en peligroso movimiento", como ahora, "para evitar los males que pudieran causar la malignidad o el error" ahora.

No existe remedio a la vista que no depende, en la actualidad, de la siguiente secuencia de acciones por parte del Gobierno federal de Estados Unidos de América:

1) La remoción de un Barack Obama malicioso y mentalmente depravado del cargo de Presidente de Estados Unidos, de acuerdo a la Sección 4 de la 25ava Enmienda de la Constitución Federal de Estados Unidos.

2) La reinstalación inmediata de la Ley Glass-Steagall original de 1933. De este modo, liberando la economía estadounidense de las violaciones a la Constitución Federal de EU, ejemplificadas en la ruina intrínsecamente hiperinflacionaria de Estados Unidos de América por las acciones congruentes con el rol del Grupo Inter Alpha desde 1971 hasta el momento presente.

3) El uso inmediato consiguiente del rescate constitucional del sistema de bancos mercantiles de EU, para facultar al Gobierno federal de EU a cumplir sus obligaciones de rescatar los gobiernos estatales y municipales de los estados federales de Estados Unidos, de la destrucción anticonstitucional y perversa de esos estados federales.

4) El uso de bancos mercantiles restablecidos a los principios de la ley Glass-Steagall de 1933 para ayudar al Gobierno federal en la instrumentación de un diseño tecnológicamente actualizado para los pasos inmediatos hacia la ejecución de la reforma económica más grande de cualquier nación del mundo hasta la fecha, NAWAPA. Entonces, in 1964, al igual que ahora, el empleo estimado para ese logro es de aproximadamente cuatro millones de empleos nuevos de manera relativamente rápida.

Estas reformas serían el modelo de trabajo que se presenta para involucrar a los Estados nacionales soberanos del planeta en medidas beneficiosas que corresponderían, en efecto, a llevar a las naciones y los pueblos del planeta a una cualidad superior de existencia y oportunidad para la existencia mejorada de la humanidad en general, hasta ahora.

Estas acciones encarnan contribuciones ejemplares al rescate de esa humanidad presente y futura que se ve amenazada por las políticas de la llamada "destrucción creativa" de símiles de seguidores de la perversión dionisíaca de Friedrich Nietzsche, como Werner Sombart, Joseph Schumpeter, y sus seguidores en el ejercicio de la práctica de maldad pura de tales como el actual Gobierno de EU de un lisiado mental patrocinador de las políticas tipo Adolfo Hitler de "atención médica" para "comensales inútiles", como las del presidente Barack Obama hoy. Todo chiflado requiere su receptáculo; la Casa Blanca no es tal receptáculo apropiado.

Notas

1) Ver Jeffrey y Michele Steinberg, y Nina Ogden. "Nietzsche, Sombart, Schumpeter and Fascism," Executive Intelligence Review (EIR), 27 de agosto del 2010.

2) Shakespeare, considerado en ese momento de su propia autoría de la obra, se tiene que preparar para publicación, en cualquier tradición impresa para hoy, de manera acorde al significado que coincide con el estado mental de Shakespeare en ese momento de su vida cuando había muerto Christopher Marlowe y Jaime I ocupaba el trono del asesino de su madre. Shakespeare, en ese sentido como Federico Schiller más tarde, no inventaba una fantasía, ni una obra dramática con moraleja, sino un principio de historia verdadero, un concepto de historia que opera de acuerdo a un principio desconocido por los personajes de la vida real que actuaban en base a un guión escrito por una mente más allá de la comprensión de aquellas figuras históricas o parecidas que fueron colocadas sobre el escenario. He llegado a saber, con cierto grado de excelencia científica, que existe una diferencia enorme entre quienes tienen la destreza para representar el papel, o aun escribirlo, y aquéllos cuya mano en realidad diseña la obra que, a menudo, ni el dramaturgo comprendió, sino, más bien, solo los autores de los autores.