- Executive Intelligence Review -
www.larouchepub.com/spanish
Tel:1-703-297-8434

¿Qué contienen en realidad las computadoras de las FARC?

3 de abril de 2008 - Maximiliano Londoño Penilla, presidente de la Asociación Lyndon LaRouche de Colombia, emitió la siguiente declaración ayer:

En medio de todas las bravuconadas que se han emitido, de lado y lado, sobre el tema del operativo militar colombiano del 1 de marzo en el que cayó abatido alias Raúl Reyes y otra veintena de sus acompañantes en un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, y sobre el contenido de los discos duros de las computadoras que les fueron incautadas a las FARC, ha habido un silencio sepulcral sobre el aspecto más fundamental de todo el incidente. Esas computadoras contienen cierta información que ni las FARC, ni el presidente venezolano Hugo Chávez, ni el presidente ecuatoriano Rafael Correa, ni el presidente colombiano Álvaro Uribe, ni Wall Street, ni la City de Londres, ni los congresistas y dirigentes de los partidos políticos de la región -ya no digamos el Gobierno de George Bush en Estados Unidos- quieren que se conozca públicamente.

¿De qué se trata?

Las FARC, por supuesto, niegan que las computadoras originales hayan sobrevivido y dicen que todas las revelaciones difundidas son apócrifas. Sin embargo, con la información de estas computadoras la policía de Costa Rica pudo allanar una residencia en la que se encontró una caja fuerte con medio millón de dólares. Pero lo interesante del caso es que la información sobre la caleta de las FARC en Costa Rica data de 1997. Eso quiere decir que es muy probable que los discos duros también contengan datos de junio de 1999, referentes a una reunión sumamente embarazosa que sostuvo Reyes con Richard Grasso, el presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York.

En esa reunión, celebrada en las selvas del Caguán, Reyes y Grasso se fundieron en el ahora famoso "abrazo de Grasso", y hablaron de "inversiones" mutuas y de una futura gira de Reyes por el distrito financiero de Nueva York. Toda la información sobre esa reunión y sus secuelas se puede encontrar aquí.

Ahí se evidencia que los mandamases de Wall Street y la City de Londres no sólo coquetearon, sino que entablaron una relación íntima con los narcoterroristas de las FARC, fundada en su promoción histórica del libre comercio y el narcotráfico, dizque como una actividad económica lícita. El infame abrazo de Grasso y Raúl Reyes expresaba una relación profunda y duradera, que aún continúa, con las redes financieras angloholandesas que urdieron esta nueva guerra del opio que las FARC libran contra Estados Unidos, las naciones de las Américas y el mundo entero.

Ante la patente renuencia de los actores regionales, todos víctimas de esta manipulación británica, para ser francos sobre el abrazo de Grasso, el estadista estadounidense Lyndon H. LaRouche recomienda que salga todo a relucir y que se conozca la verdad. "Es como vomitar", comentó LaRouche; "uno termina sintiéndose mejor".