- Executive Intelligence Review -
www.larouchepub.com/spanish
Tel:1-703-297-8434

LaRouche hablará por internet este 10 de octubre:

República o imperio

<ingresa a la videoconferencia>

1 de octubre de 2007 (EIRNS)—Tal como informó hoy su Comité de Acción Política Lyndon LaRouche (o LPAC), "el estadista, economista y dirigente demócrata estadounidense Lyndon H. LaRouche dará una videoconferencia internacional por internet este 10 de octubre a la 1 de la tarde (hora del este de Estados Unidos), en la que presentará el único plan a mano para salvar a la república estadounidense y al mundo de su enemigo histórico mortal, el Imperio Británico. La videoconferencia se transmitirá en vivo por www.larouchepub.com/spanish y larouchepac.com, y contará con interpretación simultánea al español". El resto del comunicado que emitió LPAC reza:

"Ahora nos encontramos en un momento especialmente decisivo", dijo LaRouche el 27 de septiembre, "porque los británicos se van a jugar el todo por el todo para darle la estocada de muerte a Estados Unidos. Ellos cuentan con la ayuda de traidores internos, a los que encabeza gente como Dick Cheney". La clave del plan británico, dijo LaRouche, es presionar a EU para que continúe un curso beligerante de guerra permanente en el Sudoeste de Asia y a escala planetaria. Uno puede ver la mano británica metida en el Sudoeste de Asia, donde procuran lo que algunos han llamado el "caos administrado". Uno lo ve en las provocaciones contra Rusia y China.

Con esta nueva versión del viejo juego imperial británico, Israel es ahora sacrificable, un papel desechable en lo que al Imperio Británico concierne. Los israelíes inteligentes lo saben, y por eso hay un impulso en Israel por zafarse de la manipulación británica. Uno lo ve en la oferta reciente del presidente israelí Shimon Peres de negociar la paz con Siria. El éxito de esta iniciativa bilateral es la única esperanza para prevenir una nueva Era de Tinieblas.

La clave para el futuro del Sudoeste de Asia y del mundo estriba en que las fuerzas de Peres en Israel se pongan de acuerdo con los grupos de la dirigencia siria de mentalidad afín, para pactar la paz y sentar el precedente de la desalación nuclear de agua de mar como una iniciativa de desarrollo decisiva para alcanzar la paz. En lo fundamental, semejante acuerdo de paz, sin que se complique con otros factores, dividirá al mundo sunní: por un lado estarán los que quieran forjar "una paz de los valientes", por citar al finado Issac Rabín, y por el otro los que se alineen con Arabia Saudita, que es una extensión del imperialismo británico. Las operaciones sauditas para fomentar la división entre sunnís y chiitas son del más puro cuño británico. Ésa es la verdadera esencia del trato "al–Yamamah" de la empresa armamentista británica BAE con los sauditas.

Igual de decisivo en el juego británico es dejar que EU se autodestruya al no intervenir de manera soberana para evitar la devastadora desintegración económico–financiera en marcha a la que se da en llamar "crisis hipotecaria".

La respuesta del presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke y de las fuerzas financieras establecidas ha de reconocerse como puramente británica. El sistema británico es uno monetario, que depende de manipular y controlar el dinero para mantener el poder de una oligarquía que decide si la humanidad entera vive o muere. En semejante sistema monetario, la única consideración es conservar el poder, no satisfacer las necesidades de la población.

Por el contrartio, el Sistema Americano es uno de crédito, del modo que lo diseñó el primer secretario del Tesoro estadounidense Alexander Hamilton y lo aplicaron los grandes presidentes Abraham Lincoln y Franklin Delano Roosevelt, como un medio para mejorar al hombre y a la naturaleza a través del desarrollo económico y científico. Cuando el sistema monetario amenaza la generación de crédito para esos propósitos físicamente productivos, debe congelarse y reorganizarse. Como indicó LaRouche hace poco, cuando las leyes del mercado acarrean consecuencias inhumanas, hay que cancelarlas.

Ésa es la diferencia entre una república (como la estadounidense) y un imperio (los británicos).

LaRouche ha planteado las soluciones para aguar ambas estrategias británicas. En lo nacional en EU, encabeza una campaña para que se apruebe la ley de emergencia de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda de 2007, que ahora se ha sometido a la consideración de tres legislaturas estatales, cuenta con un apoyo bipartidista, y está generando una presión enorme en el Congreso para que actúe para impedir los embargos y salvar a los bancos autorizados de EU. En el ámbito internacional, LaRouche arrecia su campaña de décadas en pos de un Nuevo Bretton Woods y el Puente Terrestre Eurasiático, y ha emprendido una nueva iniciativa en apoyo al llamado del presidente Peres a iniciar pláticas con Siria.

En tanto los estadounidenses no recobren su identidad republicana de combate al Imperio Británico —como lo hizo Roosevelt—, EU va que vuela a una destrucción segura. LaRouche encabeza la pelea para salvar y restaurar la república. Si quieres saber cómo piensa hacerlo, no te pierdas su videoconferencia este 10 de octubre.

 

<<Página anterior

^Arriba